ESPAÑA: UN EJEMPLO DE REACTIVACIÓN TURÍSTICA TRAS LA PANDEMIA DE COVID-19

En 2019 España fue el segundo país con más visitantes internacionales recibidos en el mundo con 83 millones de turistas, solamente debajo de Francia. También ocupó el segundo lugar en derrama económica generada por el turismo, por lo cual su reactivación es de muy especial interés para su economía.

De los líderes mundiales de la actividad turística, quizá sea España el que tiene la ruta de reactivación más estructurada, planteando llegar a una “nueva normalidad” en un período de dos meses dividido en cuatro fases de dos semanas cada una.

Este lapso es el necesario para evaluar la situación epidemiológica en cada región y proceder a la fase siguiente si el regreso progresivo a la actividad no genera un aumento indeseado de contagios, ya que 14 días es el período de incubación del virus.

La primera fase de reactivación del turismo en España comenzó el 27 de abril en algunas zonas y en otras iniciará el lunes 4 de mayo con la apertura de los restaurantes, aunque solamente con comida para llevar y a domicilio. En esta fase se levantan también algunas restricciones a la movilidad individual y se ponen en marcha otras actividades económicas.

El 11 de mayo las regiones que cumplan con los requisitos de no incremento en la curva de contagios pasarán a una segunda fase que incluye la apertura de los espacios abiertos de restaurantes y bares a un 30% de su capacidad, los comercios pequeños que no estén dentro de centros comerciales y los hoteles, con excepción de sus áreas comunes.

La tercera fase comprende la reapertura de los espacios interiores de restaurantes y bares con una tercera parte de su capacidad y con separación de meses. También pueden llevarse a cabo eventos, si son interiores con hasta 50 personas y si son al aire libre con un aforo máximo de 400 personas.

En la cuarta y última fase, la cual si no hay ningún inconveniente concluirá en la segunda quincena del mes de junio, comprende medidas como la liberación general de la movilidad conservando las medidas de sana distancia y cubrebocas, la reapertura de playas y el aumento de clientela en los centros de consumo con hasta el 50% de su capacidad.